Pautas de la dieta mediterránea

7:00 h    21/07/2019

La dieta mediterránea es alabada  por nutricionistas y médicos de todo el mundo. La UNESCO la ha reconocido como patrimonio inmaterial de la humanidad. Pero ¿sabes realmente cuáles son los patrones que la fijan?

 

MÁS QUE UNA DIETA

 

Según la Fundación Dieta Mediterránea “es una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. Es un estilo de vida equilibrado que recoge recetas, formas de cocinar, celebraciones, costumbres, productos típicos y actividades humanas diversas”.

 

Suele basarse en los ingredientes y las cocinas de varios países del mediterráneo como España, Italia, Portugal, Grecia, Francia, Chipre, Croacia o Marruecos. 

 

PROPIEDADES QUE SE LE ASOCIAN

 

La principal evidencia, contrastada y aceptada por la comunidad científica, de sus cualidades es la constatación de que su consumo genera una menor incidencia de problemas cardiovasculares. También se reconoce que la dieta mediterránea se asocia con una menor riesgo de deterioro cognitivo en la vejez (alzheimer o demencia) así como con un riesgo menor de obesidad, diabetes o hipertensión .

 

PAUTAS BÁSICAS

 

1.ACEITE DE OLIVA: Es la principal grasa utilizada en el mediterráneo. Además del aprecio por su sabor, se le asocian propiedades cardioprotectoras por su riqueza en vitamina E, bata carotenos y ácidos grasos monoinsaturados. 

 

2.VEGETALES: La principal fuente de vitaminas, minerales y fibra son las verduras, hortalizas, frutas y frutos secos. Se calcula que la ración debe estar en torno a las 5 raciones diarias de frutas y verduras. Sus antioxidantes y fibra ayuda al cuidado cardiovascular y algunos tipos de cáncer, entre otros mucho beneficios. 

 

3.CEREALES Y SUS ALIMENTOS: Pasta, arroz, pan y derivados sobre todo integrales forman parte de la dieta diaria sobre todo por su aporte energético. 

 

4 PESCADO EN ABUNDANCIA: Como mínimo dos veces por semana y sobre todo pescado azul como atún, salmón o sardinas, ya que sus grasas, ricas en Omega 3, son un gran aliado contra los problemas cardiovasculares. 

 

5 MÁS CARNES BLANCAS Y MENOS ROJAS: Priorizar las carnes blancas (pollo, pavo, cerdo…) y magras  frente a las rojas. Son una excelente manera de obtener proteína de gran calidad nutricional entre otros muchos beneficios y debe consumirse al menos dos veces por semana. 

 

6 LÁCTEOS: Yogurt, queso o leche tiene que formar parte de la dieta diaria. Son una gran fuente de proteína de alto valor biológico, minerales y vitaminas.

 

7 AGUA: Es la mejor forma para hidratarse y la bebida por excelencia del mediterráneo.

 

8 EJERCICIO DIARIO: Establecer pequeñas rutinas para mantenernos físicamente activos es la mejor combinación para la dieta mediterránea alimenticia. 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies